Cómo ser un buen peatón

Hoy en día, la movilidad de las grandes ciudades tiende cada vez más al uso del coche y otros vehículos de motor para trayectos cada vez más pequeños. Hoy en día, raras son las personas que deciden apostar por la bicicleta, o por ir andando, a su lugar de trabajo, aunque esté cerca de su vivienda.

Pero lo cierto es que, para trayectos inferiores a los dos o tres kilómetros, andar es la opción más saludable, económica y responsable con el medio ambiente. Tan solo con media hora o una hora al día andando a buen ritmo, una sola persona puede realizar todo el ejercicio físico necesario para su rutina.download-12

Aun así, un peatón no está libre de obligaciones, a la par que derechos. En este sentido, no está de más recordar la carta de derechos del peatón, creada por el Parlamento Europeo a finales de los años ochenta, pero aún vigente hoy en día. A grandes rasgos:

  • El peatón tiene derecho a disfrutar de forma saludable de los espacios públicos y abiertos.
  • El peatón tiene derecho a vivir en lugares diseñados específicamente para peatones, y no para coches y vehículos de motor.
  • Las personas en riesgo de exclusión social, como niños o personas ancianas, tienen derecho a vivir en lugares que fomenten su relación y comunicación con otros, y no en lugares que fomenten su mayor aislamiento.
  • El peatón tiene derecho a disfrutar de zonas exclusivas para él, en las que no puedan entrar vehículos de motor, para fomentar el ocio y la recreación segura.

En cualquier caso, cabe recordar que los peatones también pueden ser culpables de propiciar accidentes, aunque las mayores consecuencias acaben siendo, en la mayoría de los casos, para ellos. Lo más importante es actuar con respeto, civismo y respetar las leyes de circulación, independientemente del transporte utilizado.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *